Ene 14, 2021 | Colegios, Extraescolares

Las habilidades sociales son una pieza fundamental en el desarrollo de los niños, ya que de ellas dependerán en gran medida y basarán cómo serán sus relaciones interpersonales cuando lleguen a la edad adulta. Las habilidades sociales comienzan desde edades muy tempranas, en las que los niños comienzan a relacionarse con otras personas, siendo éstas primero los padres y posteriormente los compañeros de aula.

Los centros escolares además de cumplir con una importante función académica y/o de adquisición de conocimientos, son el primer lugar en el que los niños aprenden a relacionarse con personas de su misma edad. El trabajo en equipo, el liderazgo, la cooperación o la negociación son procesos que se producen diariamente en las aulas. Por ello, creemos en que los centros escolares son el lugar idóneo para poner en práctica todo lo que aprendan durante la realización de los talleres de habilidades sociales.

Iniciar y mantener conversaciones, saludar, resolver los conflictos que surjan con otras personas, solicitar ayuda, reconocer y entender las emociones propias, empatizar con los sentimientos de otras personas, reconocer los errores y pedir disculpas o dar las gracias, entre otras, son habilidades fundamentales para mantener unas relaciones sociales sanas. Igualmente tienen el objetivo de actuar como factores de protección ante situaciones que desafortunadamente se están desarrollando en los últimos tiempos, como es el caso del acoso escolar o bullying y el ciberbullying.

Todas estas habilidades destinadas al fomento de las relaciones sociales formarán parte de las actividades extraescolares, así como en paralelo se promueven el sentimiento de pertenecer a un grupo, la aceptación, valorar la integración en el grupo y comprender que todos y cada uno de nosotros somos diferentes, aprendiendo a respetar las diferencias individuales.

Las actividades constarán de una parte teórica y de aprendizaje experiencial basado en dinámicas de grupo y de role-playing.